El Samsung Galaxy S IV ya es oficial

Finalmente, luego de la ansiedad generada por tanta espera y de algunas filtraciones que se han ido dando, Se presentó la nueva bestia de la compañía coreana, que además es la nueva representación del potencial alcanzado por esta y, una oportunidad con la cual tal vez puedan desplazar al iPhone de su sitial de privilegio.

El nuevo Samsung Galaxy S IV fue presentado por J.K.Shin (responsable de la división móvil de Samsung), en las últimas horas de ayer en un importante evento realizado en el Radio City Music Hall de la ciudad de Nueva York y, trae un hardware que le ubica sin duda en la cima de todos los smartphones a nivel mundial y echa por tierra cualquier aspiración que pudiera haberse generado en las huestes de HTC o de Sony, que en los primeros meses de este año lanzaron modelos de gran calidad como el HTC One o el Sony Xperia Z.

Samsung Galaxy S IV

Dependiendo del país en el que nos encontremos, el Samsung Galaxy S IV llega con un procesador Exynos 5 Octa de ocho núcleos a 1,6 Ghz o con un Qualcomm Snapdragon S4 Pro de cuatro núcleos a 1,9 Ghz, algo que sigue la tendencia iniciada por Samsung en los tiempos del Galaxy S II y que de por si ya imaginamos que será motivo suficiente para la realización de unos cuantos benchmarks para determinar cual opción es mejor, si es que ciertamente una de ellas prevalece.

Luego, 2 GB de memoria RAM y una GPU PowerVR SGX544 MP3 de tres núcleos a 533 Mhz, similar a la que equipa al iPhone 5 y que marca a su vez el abandono de la gama Mali que ha equipado a los Galaxy desde su nacimiento, con lo cual podrá gestionar sin problemas la pantalla SuperAMOLED de 4,99 pulgadas con resolución Full HD (1080p) y una densidad de 441 píxeles por pulgada (ppp).

La cámara fotográfica, otro aspecto en el cual se visualiza la mayor o menor calidad de un smartphone, deja muy bien parado a este Samsung Galaxy S IV gracias a sus 13,1 megapíxeles de resolución con grabación en Full HD, HDR y cámara lenta. Misma cámara que el ya mencionado Sony Xperia Z, aunque un peldaño por debajo de lo ofrecido por el HTC One o el Lumia 920 de Nokia (en este caso, con Windows Phone) y, que se ve complementada por una cámara trasera de 2 MP y también capaz de grabar vídeo a 1080 p, todo con la característica distintiva de poder tomar fotos en forma simultánea con ambas.

Si de aspectos importantes hablamos, claro está que la conectividad es uno de ellos y, aquí contamos con opciones de sobra: Wifi, HSPA+ y LTE/4G (aunque inicialmente sólo en la versión para EEUU), NFC y Bluetooth, GPS y Glonass (su equivalente ruso), además de puerto infrarrojo. La capacidad de almacenamiento del Samsung Galaxy S IV, en tanto, es de 16, 32 ó 64 GB de memoria interna, expandible mediante el uso de tarjetas microSD, aunque no hubiera estado mal tener la alternativa de 128 GB internos.

Samsung Galaxy S IV

La plataforma elegida para su lanzamiento es Android 4.2.2 y, llega en un cuerpo de plástico y bordes de aluminio, algo que contribuye a darle cierta solidez y resistencia adicional a las caídas, con medidas finales de 7,9 milímetros de ancho y un peso de 130 gramos, ello a pesar de su batería de 2600 mAh. Nada mal para una bestia que trae el hardware más destacado de este 2013.