HTC promete volver a ser el #1 en 2012

Para quienes hemos estado atentos a la escena Android desde hace al menos un año, notamos que hasta 2009 HTC era prácticamente sinónimo de Android. Todos los grandes equipos, los que todos buscábamos y soñábamos tener, llevaban la firma del gigante taiwanés. El Dream, Magic, Hero, e incluso el primer terminal con marca de Google, el Nexus One, fueron en su momento los dispositivos que queríamos sacar de nuestro bolsillo. Pero algo ha estado pasando desde 2010 para acá, que eso ha cambiado. Varios “algo”, si me permiten.

Aquellos tiempos...

Desde hace años, HTC ha sido de los grandes fabricantes de equipos móviles, incluso desde antes del nacimiento de Android, con Windows Mobile (¡puaj!), crecimiento que se fue a las nubes con la adopción del sistema operativo orientado a móviles de Google. ¿Que pasó?

Una serie de eventos desafortunados, podría decirse. Para ellos y para nosotros, los usuarios. Entre los factores que han alejado a HTC del usuario “avanzado” de Android, estuvo la decisión de ir con la política que había implementado ya Motorola: Bloquear los bootloaders de sus equipos. HTC era el primer (¿y único?) fabricante en el que se podía pensar, cuando el asunto era modificar hasta el sistema operativo de tu smartphone, debido a la relativa facilidad con la que se podía hacer. Este cambio en la hoja de ruta no fue nada bien visto por “hackers” y desarrolladores por igual, en ocasiones tildandolos de “traidores”. Situación que causó tanto revuelo, que fabricantes como Samsung y SonyEricsson se valieron de esto para hacer anuncios que atraían a este grupo de usuarios que se quedaba “huérfano”: Dejar sus equipos abiertos para que los desarrolladores hicieran y deshicieran lo que mejor les parezca.

Pero hay un gran sector de usuarios de smartphones al que el modificar su equipo le importa muy poco, solo quieren un teléfono que responda cuando ellos lo pidan y, en general, que sea rápido. Y allí vuelve a fallar HTC. Por convenios que no ven la luz pública, HTC y Qualcomm han tenido una estrecha relación desde hace años: Qualcomm les provee los procesadores y chips de comunicaciones que hacen funcionar a estos equipos, y en esta nueva oleada de dispositivos con procesadores de doble núcleo y conexiones de datos 4G, Qualcomm ha sido de los últimos en llegar a la fiesta, cuando ya Samsung y nVidia (entre otros), hacen fiesta con sus Exynos y Tegra 2, respectivamente. Poco y tarde para la gente de San Diego.

Finalmente,  Qualcomm empezará a distribuir sus chips de última generación en 2012, entre ellos el tan esperado Snapdragon S4. Y la mejor noticia para HTC es que han decidido usar procesadores de otras firmas como los nVidia Tegra 3, en sus teléfonos y tablets. Variar la oferta para captar diferentes “paladares,” es un buen movimiento.

Aunque también hay otro factor que no podemos dejar por fuera: Estética. ¿Se han fijado que esbeltos y bonitos se ven los Motorola RAZR y Samsung Galaxy S2? HTC no tiene un equipo a día de hoy que pueda pelear en términos de diseño con lo delgados que son estos equipos. Y vamos, que si algo no engancha con la vista, está difícil que lo haga con algo más, incluso con poder y velocidad pura (que como ya he expuesto, tampoco tienen). Es otra de las asignaturas pendientes que hay que enmendar en 2012, antes de empezar a verlos como los próximos Nokia o RIM.

¿Estará a tiempo HTC de reconquistar el #1 de ventas de dispositivos Android? Por el bien de ellos, y de quienes creemos en la competitividad como manera de mejorar lo que está en el mercado, espero que sí, y que sea pronto. Me gustaría que se sumen a ese agradable dolor de cabeza de elegir mi próximo teléfono.